Conversaciones con Stella Díaz Varín

Un libro de conversaciones, con lo que falta conversar, con lo que se añora conversar sin parar, entre amigos, entre desconocidos. Yo converso solo con mi gata desde hace meses, a veces me contesta, pero no siempre.

Hay que entrar a este libro sin prejuicios o desparasitados de mitos o limpio de ideas decadentes que siempre le colgaron a la poeta Stella Díaz Varín, no porque fueran mentiras, sino porque no es lo importante: la buena para los combos, la poeta punk, la alcohólica, la agresiva, la de voz poderosa, la colorina increíble, la reina de belleza y de la noche, las chuchadas y el Caldo de Cabeza. O dejar todo aquello solo dando bote donde no moleste.

Claudia Donoso habló con ella, conversó con Stella a la vuelta de una vida, y nos dejó estas conversaciones al calor de una cocina, entre amigas que se quieren y respetan, por eso las preguntas son simples, a veces íntimas, a veces profundas, pero sin pasarse y menos molestar. Solo entonces surge lo que importa, la voz de la poeta insobornable, el eco de una época y de un país del pasado que no existe, un país no mejor pero, lejos, más bonito. Surge la voz clamorosa de Stella pero también existencial, sabia, poética, exacta, la verdadera, no la de los mitos rascas.

Hay que escuchar de lejos, es decir leer, estas conversaciones que son de verdad, que se preguntan sobre la vida y la muerte, sobre poesía, sobre esos seres infinitos del pasado sobre todo poetas (Teófilo Cid, por ejemplo) y al mismo tiempo, en la misma página, también escuchar hablar sobre cómo hacer suflé de atún o las propiedades curativas del perejil. 

(Visited 85 times, 1 visits today)