• foto-david-burnett.jpg
  • davidburnett2136717.jpg
  • davidburnett2136716.jpg
  • BUR7309_A3_301.jpg
  • marley2db.jpg
  • bob-marley-david-burnett.jpg
  • burnett-olimpicos.jpg
    Platform diving, Men, Fort Lauderdale, Florida, May 1996
  • burnet-natacion.png
  • burnett-7-1.jpg
  • burnett-8-1.jpg
  • davidburnett.jpg
  • davidburnett1956213.jpg
    ©2012 David Burnett Contact Press Images July 26, 2012 London, UK 2102 Olympic Games Training: Shot some 4x5 of the Aquatics arena: diving and synchro swimming Synchro Swimming: UK, USA, China, Australian teams Diving: divers from Russia, Ukraine, USA, Venezuela, Cuba

Las Fotografías de David Burnett

en Actualidad/Artes Visuales/Sociedad por

Río de Janeiro, año 2016. Se realizan los Juegos Olímpicos y la prensa mundial se hace presente para registrar el gigantesco evento deportivo. Pero hay un detalle que llama la atención y se encuentra fuera de las pistas atléticas. Entre los fotógrafos que cubren  las actividades hay un profesional muy especial. En medio de las más modernas cámaras fotográficas se observa a un hombre de unos 70 años con una inmensa cámara analógica de los años 40, capturando tranquilamente sus imágenes. ¿de qué se trata esto? ¿Una broma? ¿Una actuación? Nada de eso. El hombre detrás de esta increíble cámara es David Burnett, una de las leyendas vivas del fotoperiodismo mundial.

Lo primero que debemos hacer para conocer más sobre este fotógrafo es observar alguna de sus impresionantes galerías de imágenes, que muestran muchos de los acontecimientos más trascendentales de finales del siglo pasado. Una de las cosas que más llama la atención es la habilidad para poder conseguir imágenes de una profunda humanidad dentro de contextos tan terribles como la misma guerra. Algo queda rondando en sus fotografías, como una música que pareciera estar en ellas, a veces llenas de dolor y otras de la más grande de las  alegrías.  Para el que mira sus fotos es como sentirse “adentro” de la imagen captada, como si éste fuera uno más de la escena.

Su carrera profesional comienza intensamente. Con solo 24 años viaja en 1970 a Vietnam para registrar el horror de la guerra que libraba EEUU en el país asiático y solo 3 años después su destino se cruzaría para siempre con el de nuestro país, ya que cubrió los días posteriores al golpe de estado del 11 de septiembre. En medio del terror que reinaba en Chile el  joven Burnett logró retratar en forma dramática y magistral el inicio de unos de los episodios más oscuros de nuestra historia. Con la intuición que solo tienen los grandes de la fotografía logro captar imágenes que se convertirían en símbolos del dolor que vivieron miles de chilenos en los años posteriores. Sus fotografías del Estadio Nacional utilizado como gigantesco centro de detención dieron la vuelta al mundo: los rostros de los presos, la desesperación de los familiares, la incertidumbre de los detenidos. Una de estas imágenes sería  especialmente reconocida, ilustrando certeramente lo que significaba el Golpe de Estado y quedando en el imaginario colectivo como el rostro humano de un drama nacional. El cuadro es así: En un primer plano -desenfocado- hay una barrera de militares con sus metralletas  bloqueando a un grupo de prisioneros que observan hacia todos lados con desesperación y en el centro de todo y con  total nitidez se puede ver a un hombre que observa directamente a la cámara con un rostro de preocupación y miedo, como un grito de terror contenido. Una imagen total, una ventana al tiempo, el lente de Burnett había logrado retratar en una imagen a un país completo que quedaba atrapado tras un muro de armas militares por 17 años más. La serie de fotografías de ese reportaje quedaría como documento imprescindible de la historia de nuestro país.

Posteriormente Burnett siguió viajando por varias décadas por el mundo, retratando guerras,  conflictos políticos y sociales con su especial mirada. Pero algo pasó con el transcurso del tiempo. Muchos años en el frente noticioso del mundo le afectaron de cierta manera. Según sus propias palabras, se fue cansando de estar en medio de la violencia y la guerra, por lo que su interés se fue trasladando a la  investigación de nuevas posibilidades técnicas en la fotografía. El Deporte Olímpico fue su elección para esta nueva exploración visual, y ahí encontró originales formas para mostrar las distintas facetas y estados del ser humano: El cuerpo en su máxima destreza y desarrollo, las emociones de la más alta competencia, la belleza de todas las razas del mundo, todo ha sido retratado de una forma única por David Burnett. Su opción por utilizar cámaras análogas no parece ser un arranque caprichoso frente a las digitales ni una aversión a la modernidad. Simplemente es parte de una búsqueda incansable por encontrar nuevas formas de retratar una imagen, fundiendo las épocas  y logrando nuevamente esa sensación de música de fondo en cada fotografía. Imágenes de una competencia sin armas entre los países, una lucha mas  noble entre las grandes potencias, un dejo de esperanza en medio de la muerte y  violencia que desde la Primera Guerra Mundial no se han detenido nunca y de la que Burnett ha sido testigo de primera línea. Quedan sus imágenes históricas y este hermoso legado olímpico como lección de maestría en fotografía y humanidad, una mezcla que el día de hoy es totalmente imprescindible.

Todas las fotografías David Burnett, Contact Press

Para ver mas fotografías de este autor pinche el enlace hacia su página oficial

Agregar un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas Críticas en esta Categoría

El ojo del Papa

La reflexión sobre el poder de la Iglesia Católica, siempre es bienvenida,

Héroes Patrios

Chile celebra su fiesta patria, el 18 de septiembre, fecha a la
Vamos Arriba