¡Ha vuelto!

en Arte/Artes Visuales/Cine por

Este es el título de la última entrega cinematográfica de David Whendt, estrenada el 2015 y basada en la novela homónima de Timur Vermes, “Er ist wieder da”, haciendo alusión al regreso de Hitler. Sí, así tal cual, lo que pudiese parecer algo anacrónico, incluso insultante para algunos, o un tema historiográfico latero para otro, es para Whendt, la posibilidad de presentar una hilarante comedia.

Por mi parte estaba acostumbrado a esa visión del humor alemán, como algo imposible de digerir, acostumbrado al clásico “oj, oj, oj”, para representar la risa alemana o a los antiguos chistes que contaba mi abuela, sobre Otto y Fritz, que eran algo así como, Otto y Fritz van caminando por la calle, de pronto Otto se pone serio, y Fritz le pregunta qué le pasa, a lo que Otto le responde, es que en ese cartel dice: NO TA RÍA.

Pero esta película supera infinitamente a estos chistes y es posible entender en ella el humor alemán, un humor muy negro a decir verdad, una manera muy irónica de entenderse y contarse como sociedad, a partir de la figura, tabú, de Hitler.

Por otra parte, y esto anotándoselo como mérito a Whendt, la película cuenta con una serie de imágenes tomadas en vivo en plena Alemania, en donde lo que se ve no son actores, sino personas comunes que reaccionan a su manera, es por ello que en muchas tomas, las personas aparecen con sus ojos cubiertos o sus rostros difuminados, para proteger sus identidades. Pero no nos confundamos, esto no es un documental, es sólo un recurso bien empleado y que le aporta a la película una frescura y realismo notables.

Er ist wieder da, es una película que cuenta con actuaciones espléndidas, en primer lugar por el actor que interpreta a Hitler, Oliver Masucci, pero también Fabian Busch, quien vendría siendo como una especie de Sancho Panza de este Hitler aparecido en pleno siglo XXI.

Contextualizando, estamos en la Alemania en la cual el libro “Mi Lucha” de Hitler está prohibido, en la que un saludo a la usanza nazi está penalizado con cárcel de hasta seis meses y en la que cualquier alusión al régimen nazi en televisión o en algún escenario, te puede costar muy cara. Entonces ¿cómo es que pudo llegar esta película a originarse en la misma Alemania?

Es sin lugar a dudas, una apuesta muy osada la de David Whendt, pero a decir verdad, hay que ver la película para comprender cómo es posible que Hitler haya vuelto.

Por mi parte, me atrevería a decir que nunca se ha ido, no nos hace falta mirar muy lejos para encontrarnos con su legado, tenemos el Partido Nazi de Chile y los horrores de la Colonia Dignidad en nuestro ADN. Hace un par de semanas encontraron en Argentina, aquí al lado no más, uno de los mayores “tesoros” nazis, objetos de culto de Hitler y su círculo más cercano, además de piezas del botín de guerra de los nazis.

Al parecer el paso del tiempo y los horrores reiterativos de nuestra humanidad, van de algún modo exculpando a los asesinos, a los torturadores, esto además, sumado al papel que cumplen las “derechas” en la consolidación de su modelo capitalista, en poner un manto de olvido sobre los acontecimientos sangrientos que les han permitido amasar sus fortunas y sus imperios económicos, unido a su impronta nacionalista, las hacen recobrar vigencia cada cierto tiempo.

De alguna bizarra manera, cuando el personaje ya está muerto no nos parece tan terrible y el regreso de un Hitler o un Pinochet a la política actual, estaría casi justificado por la serie de crímenes y torturas que se siguen realizando a diario en todo el planeta, sin que ellos existan, me refiero a que, los ideales que aquellos personajes representaban siguen igual de vigentes y siempre en búsqueda de espacios para manifestarse. De a poco, se escabullen, como serpientes, reptan y entran por debajo de las puertas cerradas, por las rendijas se infiltran, se acercan sin que te des cuenta, hasta que de un momento a otro ya están allí, ya son cotidianas, ya no te sorprende ver un símbolo nazi en tu ropa, ya es común, los ideólogos de la publicidad han logrado permear nuestra conciencia y nos absorben en su cultura capitalista y consumista que ostenta los símbolos del nazismo. Adidas, Hugo Boss, Bayer, Puma, son sólo algunas de las marcas que nacieron con el nazismo, pero más cotidiano y común es ver personas que visten con la svastica o una doble S, en prendas de marca Columbia, Zara, Mangos, entre otras, sin siquiera cuestionárselo.

A decir verdad, estos símbolos que utilizó el nazismo, pertenecen a la cultura Aria, y han sido empleados por los pueblos eslavos desde tiempos inmemoriales, incluso, los encontramos en el Kultrún Mapuche, por lo que no nos escandalicemos por el símbolo en sí, no es allí la cuestión, no es la svastica lo que preocupa, es el tema de la memoria, es el tema de que olvidemos cuanta de esa ideología nazi llegó a Chile y cómo sigue incrustada en nuestra sociedad.

Me parece que por allí viene la reflexión que con mucho humor nos plantea David Whendt, al poner en escena los símbolos del nazismo, al sacar a la calle, otra vez, al viejo Hitler, sacarlo a pasear por sus calles, reencontrarlo con el alemán común, el alemán de a pie, y también con el inmigrante. Vuelvo a recalcar uno de los aspectos sorprendentes de esta película, las escenas improvisadas en plena calle y que nos dan una clara visión de cómo los alemanes se están tomando este regreso de Hitler. Parte de esas anécdotas es que el Oliver Masucci, tuvo que estar acompañado por dos guardaespaldas durante la filmación de esas escenas, pues corría peligro su vida.

Es imposible no hacer la analogía, no quedar con la imagen al finalizar la película ¿qué harías tú si te encuentras cara a cara con Pinochet en plena subida Cumming?

Er ist wieder da. Alemania, 2015.
Director: David Whendt
Elenco: Oliver Masucci, Fabian Busch, Cristoph Maria Herbst, Katja Riemann, Franziska Wulf.
Género: comedia.

Escritor, actor, cuenta cuentos, humorista, realizador audiovisual y viajero. Ha inspirado fuertemente su trabajo en la recopilación de relatos sagrados de comunidades aimaras, keswas, guarayas y kogis recogidos tras un largo viaje por Sudamérica. El 2009 estrena su documental “Recinto Privado"y el 2011 su unipersonal “Cruz del Sur” (2011), como homenaje a Godofredo Iommi. Ha publicado los cuentos eróticos "Tinta Sangre" (2012) y la novela "Niebla resplandeciente" (2016)

Agregar un comentario

Your email address will not be published.

*