La dignidad a dos voces

en Arte/Discos/Música por

En 1975, Daniel Viglietti y Mario Benedetti coincidían en México durante el largo exilio uruguayo. Tras un momento de charla comenzaron a darse cuenta que habían estado trabajando sobre algunos temas en común, como el asesinato dos años antes en Brasil de la militante paraguaya Soledad Barret, a quien ambos habían conocido. Viglietti tenía compuesta “Soledad Barret” y Benedetti había escrito “Muerte de Soledad Barret”. Probaron juntar las obras intercalando las interpretaciones de sus respectivos trabajos y ya estaba, nacía así “A dos voces”. Lo anterior fue el punto de partida para comenzar a hilar una serie de canciones y poemas que irían a dar forma a uno de los trabajos más importantes y originales aparecidos desde el movimiento de la nueva canción Latinoamericana. La obra, que recién fue presentada y editada casi una década más tarde,  nace del corazón y la mente de  dos artistas en pleno destierro durante los años 70 cuando casi toda Latinoamérica sufría o había sufrido dictaduras militare. Es por tanto una obra que denuncia la barbarie pero el mismo énfasis ocupa en defender también la alegría, la esperanza, el buen amor y la ironía más fina con la que combatir contra los malos tiempos y/o los militares. El disco incluye además homenajes al Tango, a Nicaragua, a Roque Dalton, a Allende y Violeta Parra, entre otros personajes y temas. Contrario a los prejuicios que nunca faltan, “A dos voces” no resulta para nada una queja lastimosa, sino un alto ejemplo de memoria y dignidad revolucionaria, con un Viglietti en la plenitud de su voz y su exquisita técnica guitarrística, demostrando por qué su nombre figura en lo más alto del podio junto al de Atahualpa, Violeta, Jara, Silvio o Zitarrosa. Por su parte, Benedetti no se hace problemas en responder con lecturas cargadas de musicalidad y un inusitado manejo del ritmo, una experiencia en todo caso para nada desconocida ya que anteriormente había unido sus versos al trabajo musical de otros como Alberto Favero y Nacha Guevara, celebrados trabajos pero nunca al nivel de esta obra que originó no sólo un disco doble, sino que además un libro y una interminable gira de casi 27 años llevando el espectáculo por Europa y Latinoamérica.

Emotivo y necesario, tanto artística como históricamente hablando.

Ariqueño | Porteño | Animalista y Humanista | Guitarrero | Baila lo que le pongan | En la cancha sale jugando, en la vida lo intenta | Trabaja gratis si la cosa lo merece | Cree en la mayoría de las causas perdidas | Defiende a Briceño, Cohelo y Arjona | No es un bueno para nada, al menos sirve como mal ejemplo | + info rodrigoacunabravo.cl

Agregar un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas Críticas en esta Categoría

Porno/Haiku/Graphy

  Porno/Haiku/Graphy es un libro con tintes de objeto visual. Un híbrido

JUMPER

JUMPER, de Francisco Miranda, es un libro que más allá de evocar
Vamos Arriba